Nuevo régimen simple de tributación implementado por la Ley de financiamiento

El impuesto unificado bajo el régimen simple es un modelo de tributación opcional, de causación anual y pago bimestral, implementado por la Ley 1943 de 2018, el cual sustituye el impuesto sobre la renta e integra el impuesto al consumo, IVA e industria y comercio consolidado.
El nuevo impuesto unificado bajo el régimen simple de tributación, creado por el actual Gobierno a través del artículo 66 de la Ley de financiamiento 1943 de diciembre 28 de 2018, reemplaza el monotributo implementado a través del artículo 165 de la Ley 1819 de 2016 (impuesto vigente hasta el período gravable 2018), el cual, tal como hemos mencionado en editoriales anteriores, sustituye al impuesto sobre la renta.
Ahora bien, el impuesto unificado bajo el régimen simple tiene como finalidad reducir las cargas formales y sustanciales, impulsar la formalidad y facilitar el cumplimiento de las obligaciones tanto de las personas naturales como jurídicas que decidan voluntariamente tributar en este régimen. Dicho gravamen sustituye al impuesto sobre la renta e integra el impuesto nacional al consumo –INC–, el impuesto sobre las ventas –IVA– e industria y comercio, al igual que su complementario de avisos y tableros y las sobretasas bomberiles.
Cabe resaltar que la Dian tendrá la facultad de registrar en este régimen a aquellos contribuyentes que no hayan declarado los impuestos en mención. Esta inscripción podrá realizarse en el registro único tributario –RUT– de forma masiva, o bien por medio de un edicto que será publicado en la página web de la entidad.
¿En qué consiste el régimen simple? el impuesto unificado bajo el régimen simple es un modelo de tributación opcional, de causación anual y pago anticipado bimestral, el cual sustituye al impuesto sobre la renta e integra el INC (cuando se desarrollen servicios de expendio de comidas y bebidas), IVA (solo cuando se desarrollen las actividades contenidas en el numeral 1 del artículo 908 del Estatuto Tributario –ET–, modificado por el artículo 66 de la Ley 1943 de 2018) y el impuesto de industria y comercio consolidado, el cual comprende su impuesto complementario de avisos y tableros, al igual que las sobretasas bomberiles autorizadas por los municipios; para lo cual la Dian informará a las entidades municipales, los contribuyentes inscritos bajo este régimen.
“contribuyentes inscritos en el régimen simple serán responsables de IVA, a excepción de aquellos que desarrollen actividades empresariales en tiendas, minimercados, micromercados o peluquerías” Cabe resaltar que estos contribuyentes inscritos en el régimen simple serán responsables de IVA, a excepción de aquellos que desarrollen actividades empresariales en tiendas, minimercados, micromercados o peluquerías, los cuales se encuentran mencionados en el numeral 1 del artículo 908 del ET. Dicho lo anterior, aquellos exonerados de este impuesto no podrán tomarse el IVA descontable en sus declaraciones tributarias (ver nuestros editoriales titulados No responsables de IVA: nueva forma de llamar al antiguo régimen simplificado; Contribuyentes del régimen simple de tributación pertenecerían al régimen común de IVA).
De igual manera, este impuesto se sustenta en la obtención de los ingresos que generen un incremento en el patrimonio del contribuyente, estando su base gravable integrada por todos los ingresos brutos ordinarios  percibidos durante el período gravable, con excepción de aquellos ingresos constituidos como ganancias ocasionales o no constitutivos de renta ni ganancia ocasional.
¿Quiénes podrán pertenecer al régimen simple? De acuerdo con el nuevo texto del artículo 905 del ET, podrán figurar como sujetos pasivos del régimen simple las personas naturales y jurídicas, siempre y cuando cumplan las siguientes condiciones:
Personas naturales que desarrollen una empresa o personas jurídicas en las que sus accionistas sean personas naturales, nacionales o extranjeras, residentes en Colombia.
En el año gravable anterior debió obtener ingresos brutos ordinarios inferiores a 80.000 UVT ($2.652.480.000 para 2018 y $2.741.600.000 para 2019). Las empresas constituidas a partir del 1 de enero de 2019 estarán condicionadas a que los ingresos brutos percibidos durante el año no superen este límite.
Si uno de los socios (persona natural) posee uno o varias empresas, o tiene participación en más de una sociedad inscrita en este régimen, los límites máximos de los ingresos brutos serán revisados de forma consolidada, en proporción a su participación.
Si un socio (persona natural) posee una participación superior al 10 % en una o varias sociedades no inscritas en el régimen simple, los límites máximos de ingresos brutos se revisarán de forma consolidad, de acuerdo con su participación.
Si un socio (persona natural) es gerente o administrador de otras empresas, los límites de ingresos brutos máximos serán revisados de forma consolidada con los de la sociedad que administra.
Deberán estar al día con sus obligaciones tributarias, así como también con el pago de sus contribuciones al sistema de seguridad social integral. Adicionalmente, deberán estar inscritos en el RUT y contar con todos los demás mecanismos electrónicos de cumplimiento, firma y factura electrónica.
“los contribuyentes que opten por inscribirse en este régimen deberán realizar los respectivos aportes al sistema general de pensiones, pero estarán exonerados de efectuar los aportes parafiscales” Es de señalar que los contribuyentes que opten por inscribirse en este régimen deberán realizar los respectivos aportes al sistema general de pensiones, pero estarán exonerados de efectuar los aportes parafiscales en los términos del artículo 114-1 del ET (ver artículo 108 de la Ley 1943 de 2018). El valor de los aportes a pensiones realizados por el empleador podrá ser tomado como un descuento tributario en los recibos electrónicos de pago del anticipo bimestral del impuesto unificado (ver el nuevo texto del artículo 910 del ET).

¿Quiénes no podrán acogerse a este régimen? No podrán inscribirse en el régimen simple los siguientes:
Personas jurídicas extranjeras o sus establecimientos permanentes.
Personas naturales sin residencia en el país o sus establecimientos permanentes.
Personas naturales residentes, que en ejercicio de sus actividades desarrollen elementos propios de un contrato de realidad laboral o relación legal reglamentaria.
Sociedades cuyos socios o administradores posean una relación laboral con el contratante, por tratarse de servicios personales prestados con habitualidad judicial o administrativa.
Entidades que sean filiales, subsidiarias, agencias o sucursales de personas jurídicas, nacionales o extranjeras, o de extranjeros no residentes.
Sociedades que sean accionistas, suscriptores, partícipes, fideicomisos o beneficiarios de otras sociedades o entidades legales, en Colombia o en el exterior.
Entidades financieras.
Sociedades resultantes de la división, escisión o segregación de un negocio, ocurrida en los 5 años anteriores al momento de la solicitud de la inscripción.
Por otra parte, no podrán pertenecer a este régimen las personas naturales o jurídicas que desarrollen las siguientes actividades: Actividades de microcrédito.
Gestión o arrendamiento de activos, o intermediación en la venta de los mismos.
Actividades que generen ingresos pasivos que representen un 20 % o más de los ingresos brutos totales. Factoring.
Servicios de asesoría financiera o estructuración de créditos.>br> Generación, trasmisión, distribución o comercialización de energía eléctrica.
Fabricación, importación o comercialización de automóviles.
Importación de combustibles.
Producción o comercialización de armas de fuego, municiones y pólvora, explosivos y detonantes.
Plazo para la inscripción al régimen simple.
Los contribuyentes que cumplan con los requisitos para tributar bajo el régimen simple podrán inscribirse hasta el 31 de julio de 2019, para lo cual (con el fin de subsanar el pago del anticipo bimestral correspondiente a períodos anteriores) deberá incluir en el recibo electrónico del primer pago los ingresos, sin que esto acarree sanciones o intereses. En el caso en que haya realizado el pago del INC o del impuesto de industria y comercio, o haya estado sometido a retenciones en la fuente por su actividad comercial, dichos valores podrán ser descontados del valor pagar en el recibo electrónico del anticipo de bimestres posteriores.
“a partir de 2019 se podrá realizar el proceso de inscripción en el RUT como contribuyentes del régimen simple, hasta el 31 de enero de año gravable para el cual solicita el registro” Ahora bien, es importante señalar que a partir de 2019 se podrá realizar el proceso de inscripción en el RUT como contribuyentes del régimen simple, hasta el 31 de enero de año gravable para el cual solicita el registro. Al respecto, recuerde que los contribuyentes que se inscriban por primera vez en el RUT deberán indicar en el formulario su propósito de acogerse al régimen.
Finalmente, tenga en cuenta que quienes figuren en el régimen simple no estarán sometidos en el respectivo año gravable al régimen ordinario del impuesto de renta, y que para el siguiente período gravable el contribuyente podrá optar nuevamente por pertenecer al régimen ordinario, siempre y cuando realice la inscripción antes del último día hábil de enero.
El régimen simple de tributación –SIMPLE–, creado con el artículo 66 de la Ley de financiamiento, pretende alivianar las cargas tributarias de quienes opten voluntariamente por trasladarse a él. Ante las dudas respecto a la conveniencia de hacerlo, estos son los puntos clave por considerar.
Como lo hemos tratado en editoriales anteriores, el régimen simple de tributación creado por el artículo 66 de la Ley de financiamiento 1943 de 2018 es un modelo de tributación opcional, que pretende alivianar las cargas tributarias de los contribuyentes, ya sean personas naturales residentes o personas jurídicas nacionales, y siempre y cuando cumplan la totalidad de los requisitos señalados en los artículos 905 y 906 del Estatuto Tributario –ET–. Dicho gravamen sustituye el impuesto sobre la renta e integra el impuesto nacional al consumo –INC–, el impuesto sobre las ventas –IVA– y el impuesto de industria y comercio. Dicho lo anterior, debemos resaltar que actualmente muchos contribuyentes tienen dudas sobre la conveniencia de trasladarse a este nuevo régimen, por lo cual a continuación presentamos una serie de ventajas y desventajas que deberán tener en cuenta quienes se planteen tributar bajo el SIMPLE.
Beneficios y desventajas del régimen simple:
“Quienes se acojan al régimen simple únicamente deberán aplicar sobre sus ingresos brutos ordinarios las tarifas especiales contenidas en el artículo 908 del ET ”

1. Las personas naturales y jurídicas que se acojan al régimen simple dejarán de pertenecer el régimen ordinario del impuesto de renta, por lo cual no deberán presentar la declaración anual de renta y de ganancia ocasional en los formularios 110 y 210, ni tampoco sus formatos anexos de conciliación fiscal 2516 y 2517. Sin embargo, se deberán tener en cuenta los siguientes puntos:
En el régimen simple no se aplicarán depuraciones fiscales. Es decir, a los ingresos brutos no se les podrán disminuir las rentas no gravadas, rentas exentas, deducciones, costos, gastos, pérdidas fiscales, ni excesos de renta presuntiva, etc. La única depuración que podrá aplicarse tanto en el régimen ordinario como en el SIMPLE –es decir, el único procedimiento que será común a ambos regímenes– será la que corresponda a ganancias ocasionales.
Los contribuyentes del régimen simple no deberán realizar el cálculo de la renta presuntiva.
Para quienes declaren en los formularios 110 y 210, la Dian podrá agregarles valores por renta líquida especial ligada a activos omitidos o pasivos inexistentes, o por renta líquida ligada al incremento patrimonial no justificado. Sin embargo, estos valores no se agregarían a las declaraciones del régimen simple, debido a que se entiende que los contribuyentes en cuestión no tendrán que informar su patrimonio fiscal, por lo cual la Dian no podrá hacer controles al incremento de su patrimonio líquido.
En el régimen simple no se requiere la presentación de la declaración anual informativa de activos en el exterior (formulario 160). Quienes se acojan al régimen simple únicamente deberán aplicar sobre sus ingresos brutos ordinarios las tarifas especiales contenidas en el artículo 908 del ET . Las sociedades nacionales no podrán utilizar las tarifas de los artículos 240, 240-1 y 242-1 del ET.
Respecto a los dividendos, las sociedades nacionales que se trasladen al régimen simple no podrán aplicar la formula del artículo 49 del ET para determinar la parte no gravada de los dividendos, debido a que en la declaración de este régimen ya no existirá la renta líquida a la cual se le practica la depuración. Lo anterior ocasionará que la utilidad contable después de impuestos de las sociedades pertenecientes al SIMPLE pase como totalmente gravada a los accionistas.
Las personas naturales que continúen en el régimen ordinario y presenten su declaración de renta en el formulario 210, deberán aplicar las tarifas correspondiente a cada una de las cédulas (artículos 241 y 242 del ET), lo cual no sucederá con los del régimen simple.
Los contribuyentes del régimen simple siempre estarán obligados a presentar la declaración anual, sin importar el monto de sus ingresos.
Las declaraciones de renta pueden presentarse sin pago, e incluso es posible acceder a mecanismos especiales como el de obras por impuestos para sanear tales obligaciones. En contrario, las declaraciones del SIMPLE siempre deberán liquidar los anticipos bimestrales obligatorios, y presentar la declaración anual con pago. “Los contribuyentes del régimen simple no deberán presentar la declaración de industria y comercio para los municipios donde desarrollen sus operaciones”

2. Los contribuyentes del régimen simple no deberán presentar la declaración de industria y comercio para los municipios donde desarrollen sus operaciones.

3. No deberán actuar como agentes de retención a título de renta, IVA e ICA cuando realicen pagos a terceros.

4. No estarán sujetos a retenciones a título de renta ni ICA, y tampoco deberán practicarse ninguna autorretención. Las únicas retenciones que se les practicará a los contribuyentes del régimen simple serán las correspondientes a ganancias ocasionales e IVA; esta última será practicada solo por los agentes de retención responsables de dicho impuesto cuando adquieran bienes muebles o servicios gravados y no estén inscritos en el régimen simple.

5. Todos los inscritos en el régimen simple, cuando vendan bienes gravados con IVA e INC, serán considerados como responsables de dichos impuestos (antiguo régimen común del IVA e INC). Por ello, no podrán figurar como no responsables por los mismos.

6. Los únicos que no deberán facturar IVA serán aquellos contribuyentes que desarrollen únicamente actividades de tiendas pequeñas, peluquerías y minimercados (ver numeral 3 del artículo 907 del ET).

7. Los registrados en el SIMPLE deberán facturar electrónicamente.

8. Deberán presentar bimestralmente sus declaraciones de INC, a excepción de aquellos que presten servicios de restaurantes y bares. Así mismo, presentarán una declaración anual de IVA en la cual el saldo a pagar deberá ser cancelado de forma anticipada en los recibos de pago electrónico bimestrales.
“Los inscritos en el régimen simple deberán presentar bimestralmente los recibos electrónicos para el pago del impuesto unificado, aún cuando en dicho bimestre no hayan obtenido ingresos brutos”

9. Los inscritos en el régimen simple deberán presentar bimestralmente los recibos electrónicos para el pago del impuesto unificado, aún cuando en dicho bimestre no hayan obtenido ingresos brutos.

10. Quienes tributen en el régimen simple y desarrollen varias de las actividades económicas mencionadas en el artículo 908 del ET deberán aplicar la tabla que mayor tarifa contenga para el monto de sus ingresos del bimestre.

Para tener en cuenta El artículo 243 del ET establece que el Sena, el ICBF, las EPS y universidades públicas, entre otras, recibirán lo recaudado con los primeros 9 puntos porcentuales de la tarifa empleada por las sociedades nacionales o extrajeras que pertenezcan al régimen ordinario (ver artículo 240 del ET). Ahora bien, si tales sociedades se trasladan al régimen simple, se dejarán de percibir estos valores, a consecuencia de que los contribuyentes del SIMPLE emplearán las tarifas especiales contenidas en el artículo 908 del ET, por lo cual no tendrán que liquidar el correspondiente 9 %. Situación que empeorará con el hecho de que, según las  especificaciones del parágrafo 3 del artículo 903 del ET, los contribuyentes del régimen simple sí estarán exonerados de realizar los aportes parafiscales mencionados en el artículo 114-1 del ET, (ver nuestro editorial Acogimiento de sociedades al régimen simple afectará los recursos del Sena, el ICBF y las EPS).
Por otra parte, si en las declaraciones presentadas por aquellos contribuyentes del Régimen simple se llegaran a formar saldos a favor, estos solo podrían ser utilizados para restarlos en el pago de los recibos bimestrales, o en la siguiente declaración anual. Sin embargo, los mismos no podrían ser solicitados en devolución, como sucedía en el régimen ordinario. Material relacionado:
[Análisis] Nuevo régimen simple de tributación implementado por la Ley de financiamiento
[Análisis] Régimen simple de tributación: tarifas, declaración y pago del impuesto unificado
[Análisis] Normalización de patrimonios durante 2019: ¿le interesará a los contribuyentes del régimen simple?
Régimen simple de tributación: tarifas, declaración y pago del impuesto unificado

Al régimen simple de tributación podrán inscribirse las personas naturales y jurídicas que cumplan los requisitos establecidos por la Ley de financiamiento 1943 de 2018, a quienes les serán aplicadas las tarifas contenidas en el artículo 908 ET, dependiendo su tipo de actividad económica.
Como ya lo hemos mencionado en editoriales anteriores, el régimen simple de tributación implementado por el Gobierno a través del artículo 66 de la Ley de financiamiento 1943 de 2018, que sustituyó el libro octavo del Estatuto Tributario –ET– (el cual anteriormente contenía los lineamientos del monotributo), es un modelo de tributación opcional de causación anual y pago anticipado bimestral, que tiene como finalidad reducir las cargas formales y sustanciales tanto de las personas naturales como jurídicas que opten voluntariamente por tributar bajo este nuevo régimen. El impuesto unificado bajo el régimen simple sustituye el impuesto sobre la renta e integra el impuesto nacional al consumo –INC– (cuando se desarrollen actividades de servicio de expendio de comidas y bebidas), IVA, (solo cuando sean desarrolladas actividades de tiendas, minimercados y peluquerías, contenidas en el numeral 1 del artículo 908 del ET) y el impuesto de industria y comercio junto a su complementario de avisos y tableros, al igual que la sobretasa bomberil.
Ahora bien, el Gobierno ha establecido en la nueva versión del artículo 908 del ET las tarifas aplicadas al impuesto unificado bajo este régimen, dependiendo del tipo de ingresos brutos anuales y la actividad económica que desarrolle el contribuyente, para lo cual se deberán tener en cuenta los siguientes rangos:

1. Tiendas pequeñas, minimercados, micromercados y peluquerías.
Ingresos brutos anuales
Tarifa simple consolidada
Igual o superior (UVT)
Inferior (UVT)

Ingresos brutos anuales

Legal o superior (UBT) Inferior (UVT) Tarifa SIMPLE
consolidada
0 6.000 2%
6.000 15.000 2.8%
15.000 30.000 8.1%
30.000 80.000 11,6%

 

2. Actividades comerciales al por mayor y al detal, servicios técnicos y mecánicos en los cuales predomine el factor material sobre el intelectual, electricistas, albañiles, servicios de construcción, talleres mecánicos de vehículos y electrodomésticos, actividades industriales (incluidas las de agroindustria, minindustria y microindustria) y actividades de telecomunicaciones.
Ingresos brutos anuales
Tarifa simple consolidada
Igual o superior (UVT)
Inferior (UVT)

Ingresos brutos anuales

Legal o superior (UBT) Inferior (UVT) Tarifa SIMPLE
consolidada
0 6.000 1,8 %
6.000 15.000 2,2 %
15.000 30.000 3,9 %
30.000 80.000 5,4 %
 

3. Servicios profesionales de consultoría y científicos, en los que prevalezca el factor intelectual sobre el material (incluye los servicios de profesionales liberales).
Ingresos brutos anuales Tarifa simple consolidada Igual o superior (UVT) Inferior (UVT)

Ingresos brutos anuales

Legal o superior (UBT) Inferior (UVT) Tarifa SIMPLE
consolidada
0 6.000 4,9 %
6.000 15.000 5,3 %
15.000 30.000 7,0 %
30.000 30.000 8,5 %
 

4. Actividades de expendio de comidas y bebidas (cuando se preste este tipo de servicio se adicionará a la tarifa del impuesto simple un porcentaje del 8 % por INC), así como también actividades de transporte.

Ingresos brutos anuales

Legal o superior (UBT) Inferior (UVT) Tarifa SIMPLE
consolidada
0 6.000 3.4%
6.000 15.000 3.8%
15.000 30.000 5.5%
30.000 80.000 7.0%
 

Cabe resaltar que para las demás actividades no incluidas en los anteriores numerales se deberán aplicar las tarifas contenidas en la tabla del numeral 2.Adicionalmente, es importante recordar que los contribuyentes inscritos en este régimen se encuentran obligados a pagar un anticipo bimestralmente por medio de recibos de pago electrónico, dependiendo de los ingresos brutos de dicho período y la actividad desarrollada por el contribuyente, para lo cual se aplicarán las tarifas establecidas en el parágrafo 4 del artículo 908 del ET; esto, sin olvidar que en los recibos electrónicos para el pago del anticipo bimestral se adicionará la tarifa SIMPLE consolidada del INC, para las actividades de expendio de comidas y bebidas, al respecto la norma cita lo siguiente:
“En los recibos electrónicos de pago del anticipo bimestral SIMPLE se adicionará la tarifa correspondiente al impuesto nacional al consumo, a la tarifa del 8% por concepto de impuesto al consumo a la tarifa SIMPLE consolidada. De igual forma, se entiende integrada la tarifa consolidada del impuesto de industria y comercio en la tarifa SIMPLE”.
(El subrayado en nuestro) Aquellos contribuyentes inscritos en el régimen, que obtengan ganancias ocasionales o ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional durante el período gravable, no estarán obligados a incluir tales valores en la base para establecer el limite de los ingresos (80.000 UVT equivalentes a $2.652.480.000 para 2018 y $2.741.600.000 para 2019).
El impuesto a la ganancia ocasional obtenida deberá determinarse de forma independiente, con base en los lineamientos contenidos en los artículo 299 a 318 del ET.
Declaración y pago del impuesto unificado Las personas naturales y jurídicas que tributen bajo el régimen simple deberán presentar anualmente una declaración consolidada mediante los sistemas electrónicos de la Dian dentro de los plazos fijados por el Gobierno, sin perjuicio del pago bimestral, el cual debe ser presentado de forma obligatoria, independientemente de que haya saldo a pagar en el anticipo. Dicho monto podrá ser descontado del valor a pagar en la declaración consolidada anual.
“Cuando los valores pagados bimestralmente superen el monto del impuesto unificado, será reconocido un saldo a favor, el cual se compensará automáticamente” Cuando los valores pagados bimestralmente superen el monto del impuesto unificado, será reconocido un saldo a favor, el cual se compensará automáticamente en los recibos electrónicos de los meses siguientes, o bien con las siguientes declaraciones anuales.
El contribuyente podrá realizar el pago del impuesto bajo el régimen simple, a través de las redes electrónicas de pago y entidades financieras (también incluye sus corresponsales) designadas por el Gobierno, las cuales deberán transferir el componente del impuesto sobre la renta y complementarios, INC e industria y comercio consolidado, de acuerdo con los porcentajes señalados por la ley, y acorde con la información de los municipios en los cuales se desarrollan actividades económicas incluidas en la declaración del régimen simple. Por lo tanto, los contribuyentes deberán informar en su declaración la territorialidad de los ingresos obtenidos, con el fin de que las entidades financieras puedan distribuir lo recaudado por concepto de industria y comercio a los municipios en donde se llevó a cabo el hecho generador.
Retenciones y autorretenciones en la fuente “los contribuyentes inscritos en el régimen simple no estarán sujetos a retenciones en la fuente, ni deberán actuar como agentes retenedores ni autorretenedores” Cabe destacar que los contribuyentes inscritos en el régimen simple no estarán sujetos a retenciones en la fuente, ni deberán actuar como agentes retenedores ni autorretenedores (con excepción de las retenciones correspondientes a los pagos laborales).
Cuando los contribuyentes inscritos en el régimen simple realicen pagos por compra de bienes o servicios, los beneficiaros del pago contribuyentes del régimen ordinario con calidad de agentes retenedores del impuesto de renta deberán actuar como autorretenedores del impuesto. De igual forma, quienes les realicen pagos o abonos en cuenta a los sujetos inscritos en el régimen simple sí les deberán practicar la respectiva retencion a título de IVA pero solo si es quien realiza el pago o abono en cuenta es alguien que opera como responsable del IVA y que no pertenece al régimen simple (ver numeral 9 del artículo 437-2 del ET, modificado por el artículo 6 de la Ley 1943 de 2018).
Motivos de exclusión del régimen simple La Dian tendrá la facultad de excluir del régimen simple a los contribuyentes del impuesto unificado, siempre y cuando sea por las siguientes razones:
Por control:
en el momento en que el contribuyente incumpla las condiciones y requisitos para permanecer en el régimen simple, o cuando se verifique abuso en materia tributaria, y dicho incumplimiento no sea subsanable, automáticamente será excluido de este régimen y deberá declararse “contribuyente del régimen ordinario”. Por incumplimiento: cuando el contribuyente incumpla los pagos del impuesto unificado correspondientes al total del período (este incumplimiento se refiere a cuando el retardo en la presentación o pago de la declaración supere un mes calendario).
Es necesario resaltar que el contribuyente que sea excluido de este régimen por incumplimiento en el pago no podrá optar por inscribirse en el año siguiente al que se presentó la omisión o retraso en el pago.
Los contribuyentes del régimen simple son responsables de IVA En el caso en que los contribuyentes sean responsables del IVA, estos deberán presentar la declaración anual de este impuesto, sin perjuicio de la obligación que tienen de transferir mensualmente el IVA a pagar mediante el recibo electrónico, a excepción de los contribuyentes que desarrollen actividades empresariales en tiendas, minimercados, micro mercados o peluquerías que no podrán tomarse el IVA descontable en sus declaraciones tributarias.
Finalmente, cabe señalar que los contribuyentes del régimen simple se encuentran obligados a expedir factura electrónica, así como también a solicitarlas a sus proveedores de bienes o servicios.