Independientes que se acojan al régimen simple de Tributación podrán quedar exonerados de retención en la fuente

En relación con este tema es importante destacar que el artículo 65 de la ley de financiamiento modificó los artículos del 903 al 916 del ET para eliminar el anterior régimen del monotributo (el cual había sido creado con la Ley 1819 de 2016 y rigió solo durante los años gravables 2017 y 2018) y dar vida jurídica al nuevo régimen simple de tributación, el cual permitirá lograr que las personas naturales y jurídicas que se acojan voluntariamente al mismo puedan quedar exoneradas de retenciones en la fuente.
En efecto, y de acuerdo con lo dispuesto en las nuevas versiones de los artículos entre el 903 y el 916 del ET, a comienzo de cada año fiscal y antes de enero 31, las personas naturales residentes y las personas jurídicas nacionales que ejecuten actividades empresariales de cualquier tipo (mercantiles o no mercantiles) y cumplan con todos los requisitos de los artículos 905 y 906 del ET (entre ellos el más importante es el de proyectar que durante el nuevo año fiscal sus ingresos brutos ordinarios no sobrepasen los 80.000 UVT, unos $2.741.600.000 en el 2019); podrán inscribirse voluntariamente en el nuevo régimen simple de tributación, el cual reemplaza al régimen ordinario del impuesto de renta. Es necesario tener en cuenta que por el año gravable 2019 la oportunidad de inscribirse en el régimen simple será hasta julio 31 de 2019.
Quienes se inscriban en dicho régimen simple y vendan bienes o servicios gravados con IVA, siempre deberán pertenecer al régimen común del impuesto (no pueden por tanto inscribirse en el “régimen simplificado del IVA”, denominación que incluso fue cambiada a la de “no responsables del IVA”, ver el artículo 4 de la ley de financiamiento y el nuevo parágrafo 3 que se agregó al artículo 437 del ET). Adicionalmente, y a lo largo del mismo año fiscal, deberán pagar de forma bimestral un anticipo a su impuesto anual del régimen simple, tomando sus ingresos brutos y aplicándoles las tarifas del parágrafo 4 del artículo 908 del ET. Luego, al final del año, presentarán una sola declaración anual del régimen simple en la que tomarán solamente sus ingresos brutos ordinarios, les aplicarán las tarifas del artículo 908 y le restarán los anticipos bimestrales realizados a lo largo del año.
Sin embargo, una vez se inscriban voluntariamente en el régimen simple, la norma del artículo 911 del ET establece lo siguiente:
“Artículo 911. Retenciones y autorretenciones en la fuente en el impuesto unificado bajo el régimen simple de tributación – Simple. Los contribuyentes del impuesto unificado bajo el régimen simple de tributación – Simple no estarán sujetos a retención en la fuente y tampoco estarán obligados a practicar retenciones y autorretenciones en la fuente, con excepción de las correspondientes a pagos laborales. En los pagos por compras de bienes o servicios realizados por los contribuyentes del impuesto unificado bajo el régimen simple de tributación – SIMPLE, el tercero receptor del pago, contribuyente del régimen ordinario y agente retenedor del impuesto sobre la renta, deberá actuar como agente autorretenedor del impuesto. Lo anterior sin perjuicio de la retención en la fuente a título del impuesto sobre las ventas –IVA, regulado en el numeral 9 del artículo 437-2 del Estatuto Tributario.” (El subrayado es nuestro) Visto lo anterior, sería claro que las personas naturales que se desempeñan como trabajadoras independientes cobrando honorarios, comisiones o servicios, pero que se inscriban en el régimen simple, siempre quedarían exoneradas de retención en la fuente y por tanto podrían librarse de las altas tarifas de retención que se les aplicarían con la tabla del artículo 383 del ET; ni siquiera se les aplicarían las tarifas tradicionales del 6 %, 10 % u 11 % establecidas en el artículo 392 del ET y sus decretos reglamentarios.